Land Crusier 90 CUANDO LA VERSATILIDAD SE HIZO COCHE

TOYOTA-mntdd

Toyota Land Cruiser 90 3.0 TD 125 CV.

CUANDO LA VERSATILIDAD SE HIZO COCHE

Un comportamiento ágil y dinámico en ciudad, fiable y cómodo en autopista, manejable en carretera y un verdadero monstruo fuera del asfalto hacen del Land Cruiser 90 uno de los vehículos más versátiles de la historia de la automoción. Permite su uso como coche familiar o como 4×4 radical, se adapta a su uso como utilitario para desplazamientos habituales o es lo suficientemente cómodo para largos viajes, VERSATILIDAD con mayúsculas.

902

El auge de las ventas de TT en los 90 forzó a los fabricantes a lanzar nuevos productos. Toyota puso en escena el Land Cruiser 90, modelo que con el paso de los años se ha ganado un merecido reconocimiento por su versatilidad, calidad y eficacia. El Land Cruiser 90 equipado con el propulsor de inyección indirecta está ya superado, pero su nivel de prestaciones sigue vigente y su economía de adquisición en el mercado de usados, frente a uno nuevo, constituye una excelente base para “fabricarse” un todoterreno con letras mayúsculas.

En el interior encontramos unos materiales de calidad que tan sólo admiten un reproche.
La transmisión, permanente a las cuatro ruedas, tiene su punto débil en el diferencial delantero, que suele dar problemas en competición.
Desde el punto de vista de la tracción, siempre interesa adquirir vehículos provistos de bloqueo de diferencial trasero, como es el caso. El eje rígido posterior es muy robusto y está muy bien guiado por sus cinco brazos.
Las suspensiones delanteras ofrecen un buen equilibrio con la trasera gracias a la presencia de muelles en ambos ejes.  En cuanto al sistema de frenos, va muy bien; sus cuatro discos trabajan con eficacia y es difícil fatigarlos.
Por último, la culata se resiente con los kilómetros y, con el motor en marcha, lo primero que destaca es su elevada autonomía: sus 90 litros son un perfecto aliado para su razonable consumo

90 3

Sus reacciones son nobles gracias a su tracción permanente a las cuatro ruedas y a su logrado equilibrio de masas. Fácil de conducir, se desenvuelve correctamente en el tráfico urbano, se mueve con soltura por autopistas y admite sin complejos rodar ligero por carreteras rizadas.
La gran fiabilidad y robustez del 90 frente a la competencia hace que sea el punto de mira de muchos aficionados que buscan una base sólida para dejar volar su imaginación y prepararse la “máquina total”.Dotado de una buena robustez y eficacia, este vehículo puede responder a lo que se busca tanto para raids como para todoterreno extremo. Si sólo se quiere para excursiones camperas, basta con proteger el eje delantero y la tránsfer y elevar un poco la suspensión.
Como corresponde a un verdadero todoterreno, las reductoras cumplen sus cometidos con unos desarrollos muy apropiados para el campo, al igual que los bloqueos de diferencial central y trasero.

90 1

LAS MEJORAS DE NTDD.

En el caso del Toyota Land Cruiser 90 3.0 TD las mejoras se consiguen mediante el montaje de una centralita complementaria, sobradamente probada y muy fiable, la centralita NTDD DVP G3S3. Las mejoras que se consiguen son de un 20 % de incremento de PAR y potencia y un 8% de reducción de consumo. La potencia se ve incrementada hasta los 150 caballos, lo que le da al Toyota un mejor comportamiento y unas sensaciones de conducción más ligera. Por otro lado el PAR motor  se incrementa hasta los 354 Nm, lo que notamos sobre todo en la inmediatez de respuesta a bajos regímenes que se nota especialmente en los esfuerzos de subidas o para salvar obstáculos.